Primero ¿Qué es la Ley de atracción?

La Ley de Atracción es básicamente una fuerza que gobierna en el universo la cual atrae todo aquello que predomine en nuestros pensamientos. ¿Qué quiere decir? que si en nuestra mente abundan pensamientos negativos como problemas ya sean económicos, laborales, personales, familiares y demás, lo que sucede es que estos pensamientos nos provocan emociones que generan vibraciones bajas, aquí nos convertimos en imán para atraer a su semejante, por lo tanto nos llegan más problemas de los cuales quejarnos.

Por el otro lado, si predominan pensamientos positivos como gratitud, amor, felicidad, aceptación, entre otros, estamos vibrando alto y, en consecuencia, recibimos también más de lo mismo. ¿Qué es la mejor parte de todo esto? que bajo cierto entrenamiento y fuerza de voluntad, podemos tener un mejor control de nuestros pensamientos y emociones para así utilizarla a nuestro favor. Y no hablo solo de resolver nuestros problemas actuales, hablo de poder atraer hacia nosotros absolutamente TODO lo que siempre deseamos. ¿Todo? así es, todos los sueños que tengamos, por más lejos que se vean.

Haciendo uso de algunas herramientas, en base a un plan de acción y utilizando la Ley de Atracción a conciencia, como acto de magia el universo moviliza personas, situaciones y oportunidades de forma fluida para poder darnos aquello que pedimos.

Existen varios libros relacionados sobre el tema, sin embargo El Secreto de Rhonda Byrne parece ser el más popular de todos, inclusive cuenta con su documental el cual puedes encontrar en Netflix. Dentro de este documental podemos ver además que participa John Assaraf contando su historia de cómo atrajo la casa de sus sueños utilizando un Vision Board (o tablero de sueños) como herramienta de visualización.

www.emprendeyveras.com

¿Cómo comprobé que esta ley es real?

Inmediatamente supe de este poder lo puse en práctica. Claro está no empecé diciendo «Universo quiero 1 millón de dólares, gracias», porque si en el fondo no considero realmente que algo asi sea posible, por más que lo piense no tengo la emoción de felicidad que algo así realmente me provocaría, dicho esto, no vibraría en la frecuencia correcta. Por lo tanto, nada iba a funcionar. 

No obstante, como sí tenía fe de que la ley funcionaría, cree un cheque en ingles a mi nombre por 50.000 USD y me proclamé que era un absoluto imán del dinero. Como resultado, ese mismo mes no paré de recibir montos de dinero desde distintas fuentes, incluso fuentes que no tenía contempladas! Devoluciones de dineros por compras canceladas, bonificaciones en el trabajo, vales como compensación por molestias en el servicio, hasta limpiando detrás de la heladera encontré 700$ que vaya uno a saber desde qué año estaban ahí.



En resumen, cuando finalmente entendí que no solo atraje todo aquello que me rodeaba, sino que además ¡tengo la opción de tener todo y más! decidí especializarme en esta ley, capacitarme y explotarla a mi favor, pero por sobre todo compartirla tanto me sea posible para que todos tengan el mismo poder de aplicarla.



0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *