¿Qué es la Ley de la Atracción?

La Ley de Atracción es básicamente una fuerza que gobierna en el universo la cual atrae todo aquello que predomine en nuestros pensamientos. Podría decirse algo parecido a “el poder de la atracción de la mente”.

¿Qué quiere decir? Significa que los pensamientos que abundan en nuestra mente (ya sean negativos o positivos) nos generan emociones asociadas, dichos sentimientos impactan en nuestro nivel de energía y esta es representada en vibraciones que funcionan como imán para atraer como resultado su semejante.

P -> S -> V = R

Cómo funciona la Ley de Atracción

Funciona absolutamente todo el tiempo, las 24 horas y los 365 días del año (seamos conscientes o no del hecho). Lo interesante aquí es aprender en qué consiste la ley de atracción y cómo utilizarla a nuestro favor.

¿Como aplicar la ley de la atracción en tu vida? La esencia (entre otros aspectos a tener en cuenta) es tener pensamientos positivos predominantes en nuestro día a día. Pensamientos asociados a la gratitud, amor, felicidad, aceptación y similares.

Sin embargo, al decir predominante no aspiramos a que sea el 100% del tiempo dado que eso sería físicamente imposible. La intención es tener al menos un 51% del tiempo en una frecuencia alta.

Con esta forma de pensar (y sentir) constantemente, poniendo el foco en ese tipo de emociones mencionadas, vibramos en una frecuencia favorable. En consecuencia, atraemos más situaciones que nos conducen a seguir vibrando en esa misma forma.  

Cómo usar correctamente la Ley de Atracción

Existen distintos tipos de métodos de ley de atracción que funcionan perfectamente todos por igual. Sin embargo, es útil conocer las diferentes técnicas que se pueden aplicar, esto nos facilita optar por la que nos resulta más cómoda de practicar.

Recordemos que el secreto aquí es mantenernos vibrando alto, en otras palabras, tener emociones gratificantes. Si, por ejemplo, el método elegido implica escribir 55 veces la misma frase por varios días, suponiendo que a la persona le produce cansancio, aburrimiento o derivados, ese tipo de vibraciones bajas no servirían de nada en el propósito buscado. Por más que se complete la consigna al pie de la letra tecnicamente, no estaría en la sintonía de recibir lo que se escribe.

Lo importante es siempre disfrutar el proceso, sentir la dicha en el momento presente de ya tener cumplido lo pedido (así es, ya te pertenece, siéntelo como tal) y accionar activamente por ese deseo a manifestar para fluir con el resultado.

¿Es verdad la Ley de Atracción?

Con lo visto hasta ahora cubrimos qué es la Ley de la Atracción y cómo funciona brevemente. Pasemos ahora a qué tan cierta es su efectividad con una pequeña anécdota de mi experiencia personal.

Inmediatamente supe de este poder lo puse en práctica. Claro está no empecé diciendo “Universo quiero 1 millón de dólares, gracias”, porque si en el fondo no considero realmente que algo así sea posible, por más que lo piense no tengo la emoción que algo así realmente me provocaría, dicho esto, no vibraría en la frecuencia correcta. Por lo tanto, nada iba a funcionar. 

No obstante, sí tenía fe de que podría hacer funcionar la ley en una menor medida. Completé un cheque a mi nombre por 50.000 USD y me proclamé que era un absoluto imán del dinero. Como resultado, ese mismo mes no paré de recibir montos de dinero desde distintas fuentes, incluso fuentes que no tenía contempladas! Devoluciones de dinero pendientes en trámite, bonificaciones en el trabajo, vales como compensación por molestias en el servicio, hasta limpiando detrás de la heladera encontré 700$ que vaya uno a saber desde qué año estaba ahí.

Puede que algunos se cuestionen si la ley de atracción es brujería, pero a mi me gusta más considerarla mágica. Dada mi experiencia anterior y varias que le siguieron, considero que la ley de atracción funciona y me alegra haberme dado la oportunidad de intentar algo distinto.

En resumen, cuando finalmente entendí que no solo atraje todo aquello que me rodeaba, sino que además ¡tengo la opción de tener todo y más! decidí especializarme en esta ley, capacitarme y explotarla a mi favor, pero por sobre todo compartirla tanto me sea posible para que todos tengan la posibilidad de aplicarla.

¿Es verdad la Ley de Atracción?

Anótate y te enviaré ¡La guía de Cómo Decretar Gratis!