emprender sin dejar de trabajar

Es de público conocimiento que emprender implica correr grandes riesgos. Entrar en un territorio completamente distinto donde todo depende de las acciones y decisiones que se tomen por nuestra cuenta, sin mencionar que todo emprendimiento requiere aunque sea de un mínimo capital para empezar. Por este motivo, es sumamente estratégico saber cómo emprender un negocio sin dejar de trabajar hasta que eso sea factible.

Cabe resaltar que toda persona la cual anhela emprender algo en su vida está en su totalidad de facultades para hacerlo. Sin tener que sentirse menos o incapaz por la simple costumbre de compararse con otras personas que están avanzadas en el tema.

¿Fácil? La verdad es que el sueño de lanzar tu propio negocio va mucho más allá de correr con el riesgo de perder un capital inicial en caso de que algo salga mal. Incluso en las mejores épocas se pueden encontrar grandes inconvenientes.

La intención aquí es demostrarte que con disciplina y algunos pequeños pero constantes hábitos podemos llegar tan lejos como nos lo proyectemos.

No se trata de medir el nivel de dificultad. ¿Acaso eso es importante realmente?. Lo único valioso aquí es la certeza de que si miles de personas fueron capaces de trabajar el doble para poder cumplir con sus obligaciones laborales al mismo tiempo que levantaban sus negocios, entonces todos podemos lograrlo.

Aspectos a tener en cuenta

emprender sin dejar de trabajar

Mentalidad

La importancia de una fuerte Mentalidad

Antes de comenzar con el lado más práctico de cómo hacer para organizarse y comenzar a emprender mientras se sigue con un trabajo de tiempo completo, no podemos dejar pasar el aspecto de mentalidad.

Si bien no voy a profundizar mucho sobre el tema en ésta sección, es algo que está íntimamente ligado a nuestro desempeño, por lo tanto no se puede descartar del todo.

El factor que impide avanzar

Suponiendo que tenemos un fuerte deseo de ir por ese cambio en nuestras vidas pero a su vez tenemos un conflicto interno que nos sabotea la idea o nos la derriba ante el primer desafío que se nos presente, jamás llegaremos si quiera a acariciar los resultados que esperábamos.

Si pensamos que millones de personas en el mundo (de hecho la gran mayoría de la población) tienen un trabajo en relación de dependencia, fácilmente se podría apostar que más del 90% de ellos dirían que no están en el trabajo de sus sueños, sin embargo continúan dependiendo del mismo.

Ahora recordemos cuando dejamos en claro que todos tenemos la capacidad absoluta de construir nuestros propios emprendimientos, vivir de lo que nos haga feliz y cumplir lo que nos propongamos. Incluso sin dejar de trabajar durante el tan sacrificado principio. ¿Qué factor retiene a esa gran mayoría a seguir viviendo una vida que no los llena?. Lo sé, hay miles de razones y cada persona es un mundo aparte. Pero todas las “justificaciones” en el fondo, y digo todas, esconden una muy pesada verdad. Así es, el indiscutible miedo en sus distintas formas y máscaras.

Algunas herramientas útiles

Afortunadamente existen varias herramientas a contemplar que ayudan a lidiar con éste tipo de obstáculo, no obstante algunas de las que más me han servido las explico en “Cómo vencer el miedo a salir de la zona de confort”. Son simplemente 3 puntos claves para:

  1. Evitar que nuestros miedos tomen poder por sobre nuestras decisiones, para esto prestamos cuidado a nuestro diálogo interno.
  2. Superar el miedo a incursionar en algo nuevo.
  3. Cómo ser selectivos a la hora de escuchar influencias externas para evitar absorber miedos ajenos.

Con estos cimientos como base, se puede estar en una mejor posición para hacer frente a los momentos más exigentes que se vayan a ir presentando.

Organización

emprender sin dejar de trabajar

Ahora sí, vamos a pasar al lado más práctico de la cuestión. Cómo administrarnos para poder crear un emprendimiento de cero, sea cual sea el rubro, con el escaso tiempo que un trabajo en relación de dependencia nos deja y sin estallar al cabo de unos pocos meses.

Vamos a mencionar a continuación 10 hábitos esenciales que te ayudarán a tomar el control de tu día, avanzar en tus metas personales y sin descuidar tus responsabilidades laborales.

1. Identifica tus tiempos improductivos

Analiza tu día seriamente. Durante tu horario laboral, casi todos somos consientes que muchas veces tenemos tiempos muertos en el trabajo. ¿Te suena ir a tomarte un café por más tiempo del normal?, ¿matar el tiempo navegando en internet?, ¿quizás utilizar el celular cada ciertos minutos solo para ver redes? o ¿quedarte hablando con colegas del trabajo que están igual que tú?. Todos esos momentos también cuentan como instantes preciados donde se pueden ocupar temas de tu proyecto que fueron postergados por falta de tiempo.

Pasemos al horario post trabajo. ¿Regresas en transporte público? En ese caso, podrías utilizar ese tiempo de manera productiva adelantando algunos pendientes.

¿Vuelves en tu vehículo manejando? Otra forma de aprovechar tu trayecto es en capacitaciones ¿Has oído que el éxito deja pistas? No hay nada más enriquecedor que aprender de las personas que ya pasaron por ese proceso y tienen hoy el resultado al que aspiramos.

Puedes encontrar cientos de podcasts hoy en día de los cuales aprender gratis. Incluso existe ahora una red social llamada Clubhouse donde grandes referentes de distintas áreas (empresariales, espirituales, coaching, salud, etc.) organizan salas donde hablan y dan muchísima información de valor gratis.

Sigue buscando e identificando tantos tiempos muertos como puedas. Toma el control de ellos, verás como los micro avances te alivianan a la larga la carga de tareas.

Presta atención a cuánto inviertes en tu teléfono, la tecnología tiene un poder adictivo. Utiliza las aplicaciones que miden cuántas horas le dedicas por día, se consciente y selecciona bien dónde depositar tu atención.

2. Lleva tus objetivos de lo macro a lo micro

No podemos construir Roma en un día. A pesar de que tenemos bien presente que todo es un proceso, siempre nos gana la ansiedad, nos abruma avanzar lentamente y aun ver que falta una eternidad a lo que necesitamos.

Define en un cuaderno tu objetivo principal y divídelo en objetivos más pequeños, luego vuélvelo a dividir al menos una vez más a cada uno de ellos. Conviértelo en metas con un mayor detalle de lo que debes hacer para alcanzar cada una de ellas, que sea alcanzable, puntual y medible. Ejemplo:

Objetivo mayor:

  • Vender X servicio

Objetivo intermedio

  • Crear mi plataforma de ventas en mi sitio web
  • Crear cuentas en redes sociales y mejorar mi perfil en buscadores para promocionarme
  • Capacitarme en marketing
  • etc

Objetivo detallado

Crear mi plataforma de ventas en mi sitio web

  • Comprar hosting para el sitio web.
  • Reservar dominio.
  • Crear el contenido para el sitio web.
  • Definir la paleta de colores.
  • Crear sistema de registro con email marketing.
  • Etc.

Crear cuentas en redes sociales y mejorar mi perfil en buscadores

  • Crear cuenta en Pinterest (definir estrategia de publicación en más objetivos).
  • Crear cuenta en Facebook (definir estrategia de publicación en más objetivos).
  • Crear cuenta en Instagram (definir estrategia de publicación en más objetivos).
  • Etc.

Capacitarme en marketing

  • Hacer capacitación con X referente.
  • Tomar nota de X publicación sobre estrategia de marketing en blog.
  • Participar de X sala en Clubhouse con expertos de marketing.
  • Etc.

No es necesario definir el universo de objetivos de entrada, pero si los suficientes como para que te puedas organizar por varias semanas y a medida que vayas progresando siempre encontrarás nuevas ideas para agregar las cuales sumarán a tu resultado final. Lo importante es tener un Norte claro e ir avanzando hacia él.

3. Créate una agenda

Eres completamente responsable de tu tiempo, nadie te dirá si vas bien, mal, muy lento o muy rápido. Así que no malgastes tu día pensando qué es lo primero que vas a hacer.

Ya cuentas con el reporte de tus tiempos libres, tus tiempos muertos y tus objetivos bien definidos. Solo queda organizar toda esa información para estimarle a cada tarea sus horarios designados durante las siguientes semanas.

Acomoda todas tus actividades en tus tiempos designados y aférrate a cumplir con tu calendario. Tu única garantía de que las cosas salgan como esperas depende 100% de tu desempeño. Puede que algunas tareas te lleven más tiempo del contemplado al no contar con la experiencia necesaria, sólo esfuérzate por ajustar tu agenda para la próxima y calcular mejor las estimaciones.

Tómate el tiempo de evaluar una vez por semana cómo fueron tus resultados hasta ese momento. ¿Cuántos objetivos cumpliste de los planificados?¿Qué porcentaje de éxito alcanzaste?¿Qué debes corregir para la próxima?

Recuerda, lo que no se mide no se puede mejorar.

4. Resérvate tiempo para descansar

Seamos sinceros, no somos máquinas. Dentro de cada hora que le dediques a tu proyecto, tómate unos minutos para cortar, tomar agua, pararte y despejar la mente.

Estos micro descansos te ayudarán a evitar el agotamiento. Además no es posible tener el foco constantemente por un período muy largo de tiempo. Podrás estar en tu escritorio con la intención de trabajar pero si la mente nos hace “huelga” no nos responderá de la forma eficiente y creativa que aspiramos. A mayor cantidad de horas destinadas de corrido no necesariamente quiere decir mayor rendimiento y resultados.

5. Bloquea un tiempo para estar con tus seres queridos

La salud emocional es parte del equilibrio humano. Si solo le pones foco a un área de tu vida para tener éxito, el resto de tus áreas comenzarán a decaer por falta de atención y eso tendrá un impacto negativo en tu bienestar general.

Resérvate un tiempo todos los días, que sea un tiempo definido, controlado y respetado. Pero, por sobre todo, de calidad, sin distracciones. La idea no es terminar teniendo el cuerpo físicamente en un lugar mientras que la mente se encuentre aislada en otro.

Estos momentos son tan valiosos como las metas que te hayas propuesto.

6. Evita distracciones adictivas

Crear un emprendimiento requiere una completa disposición de energía y si a esto le sumamos tener que hacerlo junto con un trabajo de tiempo completo, reduce en consecuencia la posibilidad de sostener distracciones innecesarias.

Evita caer en hábitos como redes sociales, series, consolas, televisión y demás actividades que consumen horas y no contribuyen para lo que se busca.

Cuanto más sólido y sistematizado se vaya volviendo el proyecto, mayor tiempo se dispondrá en un futuro para utilizarlo en lo que uno desee. Pero mientras se lo está construyendo, distracciones como esas pueden retrasarlo por años o incluso dejarlo en la nada.

7. Cuida tu salud

¿Duermes poco?¿No tienes tiempo de comer bien?¿No tienes tiempo de hacer algún tipo de actividad física?

Tu cuerpo es tu templo, cuídalo bien. Incluye en tu agenda horas apropiadas de sueño, ten horarios ordenados para tu alimentación. Intenta aunque sea salir a caminar o hacer algún tipo de actividad unas 2 o 3 veces por semana.

Estos pequeños hábitos producen un gran cambio a favor de tu salud, fomentan un ritmo de vida lo suficientemente sano como para hacerlo sostenible en el tiempo, lo necesitas más que nunca si vas a estar lidiando con el doble de trabajo y esfuerzo.

8. Busca mentores, no reinventes la rueda

Seguramente dentro de tu área debe haber más de un referente del cual guiarse. Lo más acertado que podemos hacer al aventurarnos a lo desconocido es apoyarnos de la basta experiencia de otras personas que ya han transitado lo que nos toca vivir.

¿Cómo es posible acceder a personas que no están del todo al alcance de uno?

Es verdad, sería todo mucho más sencillo si tan solo tuviéramos a esa persona dentro del grupo familiar o del grupo de amistades de hace años. Pero, si ese no es tu caso como el de muchas personas más, entonces te toca buscar buenos roles como guía y nutrirte de sus conocimientos.

No es necesario que sean grandes célebres para empezar. Hay miles de emprendedores sumamente exitosos los cuales daríamos lo que sea por llegar donde ellos y que son, además, promotores de aportar con su experiencia a que otros puedan desarrollarse y crecer tanto como ellos.

Por otro lado, se puede acceder a servicios de coaching ontológico donde están especializados en darte recursos para guiarte en tus metas y tu propósito, así como hay infinidad de libros de autores con experiencias de éxito de todo tipo.

Como mencioné anteriormente, el éxito deja pistas, rastrea tu éxito y persíguelo.

9. Capacitación

Este punto va muy de la mano del punto anterior. Cuanto mejor y más experiencia vayas adquiriendo en tu área, mejores resultados te esperan del otro lado.

Si llegase el punto donde ya sientes que todo va marchando bien, que estás teniendo buenos resultados, que ya conoces de lo que estás hablando, esa es tu alerta de que ya no estás aprendiendo nada nuevo.

¿Qué tiene de malo eso? Vale tener bien presente que vivimos en un mundo el cual está en completo cambio y transformación constante. Lo que funciona hoy, no necesariamente funcione mañana.

Si llegases a un punto de comodidad tal, quiere decir que ya no estás en crecimiento personal, por lo tanto no podrás aportar nada nuevo a tu emprendimiento y pronto podrías dejar de tener los resultados que habías alcanzado. ¿Por qué? por haber dejado el estado de mejora y crecimiento continuo.

Adquiere la capacitación como un hábito en tu vida, así tendrás la garantía de siempre tener un algo distinto y fresco que ofrecer a tu audiencia.

10. Constancia

Ninguno de los 9 puntos anteriores podría subsistir sin el hecho de mantener una disciplina constante.

La única diferencia entre las personas que tienen éxito y las que no, son sus hábitos. Sostener la misma actitud, constancia, esmero y empeño durante meses, creando, analizando, corrigiendo y creciendo días tras días, es la única forma de poder llegar a emprender cualquier cosa, así sea teniendo todo el tiempo del mundo o sólo unas horas al día.

Conseguir los resultados esperados requiere experiencia, la experiencia requiere esfuerzo, energía y tiempo, y todo esto último necesita de la constancia.

Por esta razón, a modo de motivación es fundamental tener objetivos claros, medibles y alcanzables en un período de tiempo fijado. Esos pequeños avances es donde se debe poner el foco para seguir transitando el camino, sin importar cuánto falte para la meta.

emprender sin dejar de trabajar

En síntesis, para saber cómo emprender sin dejar de trabajar, sólo basta tener una gran fortaleza mental y una estricta organización acompañada de una constancia permanente.

Sin prisa, pero sin pausa.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *