Piense y hágase rico de Napoleon Hill y El secreto de Rhonda Byrn

Existen innumerables ejemplos donde se dieron a conocer impactantes historias con el uso de la Ley de Atracción.

Me atrevo a decir que dentro de la cantidad de libros y documentales que hablan sobre el tema mis dos preferidos son Piense y hágase rico de Napoleon Hill (libro que hizo millonarios a un gran número de personas y lo sigue haciendo) y El secreto de Rhonda Byrne.

Por esta razón, considero útil compartir algunos de los casos más inspiradores a mi criterio que se pueden encontrar en las fuentes mencionadas. Los protagonistas involucrados son excelentes ejemplificaciones del poder de la mente y la ley de atracción para lograr conseguir resultados insólitos. Eso sí, siempre y cuando tengamos la mentalidad y fortaleza necesaria. Si lo puedes creer, lo puedes crear.

Ejemplos verídicos Ley de Atracción

Guillermo Marconi (impulsor del invento de la radio)

Guillermo Marconi fue un ingeniero electrónico conocido principalmente como uno de los impulsores de la radiotransmisión a larga distancia. Sin embargo, en sus inicios no fue tan bien reconocido.

Pese a tener gran convicción en sus ideas, el resto de su entorno no lo consideraba muy lógico. Debido a esto, tuvo que afrontar una denuncia al, nada más y nada menos, hospital psiquiátrico.

Sus “amistades” declaraban estar preocupados por el tipo de comentarios que había estado compartiendo poco tiempo antes.

Como consecuencia fue buscado e internado en un establecimiento dedicado al tratamiento de enfermedades psiquiátricas. Estuvo privado de su libertad junto con otras personas que claramente sí cumplían, a diferencia de Guillermo, con la condición por las cuales permanecer allí.

La razón principal que lo llevó a terminar en un lugar como ese fue haber hablado sobre su nuevo invento. Desafortunadamente, los individuos de esa época no estaban del todo bien predispuestos a recibir información tan innovadora, por el contrario, se preocuparon por su estado mental.

El médico asignado que lo atendió durante ese tiempo compartía la misma inquietud que formularon los responsables de la denuncia. Escuchar que Marconi insistía en que podría ser capaz de enviar y recibir voces humanas por el aire era algo inadmisible. A favor del profesional de salud eso significaba la perfecta definición de esquizofrenia.

No obstante, el “paciente” alegaba que no se trataba de oír voces dentro de su cabeza, sino que podía enviar las mismas de un aparato hacia otro a través de ondas invisibles, lo cual era muy cierto. Su único crimen era ser demasiado listo para esa época.

La mejor salvación en una situación como esa era mostrárselo personalmente, permitirle ir a su lugar de trabajo y comprobárselo con sus propios ojos. Y así fue que logró salir.

13 años después, Guillermo fue el ganador del premio nobel de física en 1909, cuando tenía tan solo 34 años, por sus contribuciones en la creación de la radio.

Marconi comprendía perfectamente el poder de una idea nueva y como hacer que funcione esta ley.

Guillermo Marconi - Ley de atracción ejemplo

Edwin C. Barnes (socio de Thomas Edison)

Edwin C. Barnes era un simple hombre que tenía un imperioso deseo, trabajar con el famoso inventor Thomas Edison. No trabajar para él, sino que su objetivo determinante era volverse su socio.

En principio contaba con 2 grandes inconvenientes:

  1. No conocía a Edison en persona.
  2. No tenía dinero suficiente ni para pagarse el trayecto en ferrocarril hasta Orange, New Jersey.

La mayoría en su lugar hubiera desistido de una idea tan ambiciosa como volverse socio de uno de los más destacados inventores de la época sin siquiera tener el dinero para llegar a él. Pero, no era el caso Barnes, él estaba decidido a cumplir su objetivo así sea arriesgándose a viajar en el tren de mercancías. Y así lo hizo, cuando llegó se presentó en la oficina e informó que había ido a hacer negocios con Thomas Edison.

Años más tarde de ese primer encuentro, Edison comparte las siguientes palabras sobre el hecho: “Estaba allí, frente a mí, con un aspecto de vagabundo corriente, pero había algo en la expresión de su rostro que trasmitía la impresión de que estaba dispuesto a conseguir lo que se había propuesto”.

Dada la basta experiencia de Edison, tenía razón suficiente para pensar que cuando una persona realmente desea algo profundamente que está dispuesto a arriesgarlo todo, tiene absolutamente todas las posibilidades de ganar. En ese momento, pudo detectar en Barnes que estaba decidido a no ceder hasta alcanzar el éxito.

Si bien Barnes no consiguió inmediatamente la asociación, sino que comenzó con un trabajo de escasa relevancia y un salario bajo, su determinación se mantuvo intacta por años. Fue esa perseverancia firme por continuar con su deseo lo que suprimió los obstáculos presentes y atrajo la oportunidad que tanto esperaba.

Edison había perfeccionado un nuevo dispositivo, el problema era que sus vendedores no estaban entusiasmados con la idea y no creyeron que pudiera venderse fácilmente. Barnes, por el contrario, supo perfectamente que podría venderla. Edison, sin contar con el apoyo de sus vendedores, aceptó la propuesta de Edwin.

Las ventas tuvieron un éxito tal que Edison lo contrató para que se encargara de la distribución y comercialización de los nuevos Fonógrafos por todo el país. Su nueva alianza comercial era todo lo que había deseado en su vida.

Por un lado pasó de ser un empleado corriente a convertirse en un millonario. Por el otro lado, demostró el poder que tuvo haber sido fiel a ese profundo deseo hasta haberlo hecho realidad.

Edwin C. Barnes (Izquierda) y Thomas Edison (Derecha) - Ley de atracción ejemplo
Edwin C. Barnes (Izquierda) y Thomas Edison (Derecha)

Jim Stovall (escritor y Presidente de Narrative Television Network)

Jim Stovall es un escritor y orador estadounidense. A pesar de haber perdido la vista a una muy corta edad, fue campeón nacional de levantamiento de peso, ganador de un Emmy Award en 1990, y es uno de los fundadores y actual presidente de Narrative Television Network.

A sus 17 años tenía como sueño ser jugador de la liga universitaria y entrar en la NFL. Dada las buenas devoluciones que recibía, sentía que su destino estaba básicamente escrito. Sin embargo, un día realizando un control de rutina, antes de comenzar la temporada, le diagnosticaron una enfermedad que le haría perder la vista.

10 años después de esa trágica noticia terminó efectivamente perdiendo por completo la visión. Se encontraba a sus 29 años inhabilitado de por vida a cumplir con sus expectativas originales, rodeado de pensamientos negativos, miedos e incertidumbre por la nueva realidad destinada. En síntesis, desconocía qué sería de su vida.

Superado por la situación, se mudó a una habitación de 12 metros cuadrados en la parte de atrás de su casa. En ese lugar tenía su radio, su teléfono y grabadora, sin intenciones de volver salir.

Nos cuenta en un documental que en esa época se encontraba realmente deprimido y con pensamientos suicidas. Estaba sometido a comentarios de terceros los cuales no eran del tipo alentadores y, por esta razón, había terminado creyendo la idea que tenían los demás sobre él. Viviría por el resto de sus días con un bastón a su lado, nunca conseguiría trabajo, nunca nadie lo iba a querer como pareja, ni llegaría mucho más lejos.

Hasta que un día se dio cuenta de que contaba con una parte de él que sí estaba en óptimas condiciones, nada tenía que ver con su condición física. Lo que mantenía en perfecto estado era su capacidad de pensar.

Poseía en su dormitorio unas cintas para escuchar el libro de Piense y hágase rico, entre otros buenos ejemplares, por lo que comenzó a reproducirlas y fue esa voz la que le habló sobre un poder interno que estaba a su disposición. Comprendió que todo lo que le habían dicho sobre sus limitaciones era una simple mentira.

Jim fue libre de viajar millones de kilómetros, hablar e inspirar a millones de personas, ha escrito más de 25 libros de los cuales 6 de ellos se convirtieron en película e incluso dirige una red de televisión con más de 1000 canales.

Dada la evidencia de sus resultados, Jim sostiene que no se trata de un club selecto de personas, puedes tener todo lo que desees en el momento que quieras. Solo tienes que cambiar tu vida cambiando tu mente.

Jim Stovall - Ley de atracción ejemplo

John Assaraf (fundador de 5 compañías multimillonarias)

John Assaraf ha creado 5 empresas multimillonarias, ha escrito 2 libros best sellers y ha aparecido en 8 películas, incluido el éxito de «El secreto» y «Búsqueda del éxito».

Conociendo la existencia de la Ley de Atracción, John quiso ponerla en práctica para saber lo que era el poder de la atracción. Así que en 1995 creo lo que sería un tablero de los sueños o pizarra de visualización. Allí ponía todo lo que quería alcanzar o atraer, como un auto nuevo, un reloj y todo tipo de sueños. Recortó y pegó una foto ilustrativa por cada una de esas cosas que deseaba en su vida.

Cada día se sentaba en su oficina y comenzaba a visualizar todo lo que se encontraba en su pizarra, poniéndose en un estado como si ya lo tuviera en sus manos.

Tiempo después, se preparó para mudarse guardándolo todo en cajas y almacenándolas. Los siguientes 5 años se tuvo que mudar 3 veces para terminar comprando una casa en California. Le tomó un año renovarla y luego llevó todas sus pertenencias de su original casa (5 años atrás) para instalarse en la nueva.

Un día temprano en la mañana su hijo pequeño entra a su oficina, una de las cajas selladas de la mudanza se encontraba ahí junto a la puerta. El niño se sienta en ella y le pregunta al papá qué había en la caja. John le contesta que contenía su pizarra de visión, pero explicarlo con palabras a un niño de 5 años era más difícil que simplemente mostrárselo. Así que optó por abrir la caja y mostrarle de qué hablaba.

Abrió finalmente dicha caja, sacó su viejo tablero de los sueños y encontró una fotografía con el hogar que había visualizado años atrás, en ese momento entró en shock. Estaban viviendo en esa misma casa, no era una casa simplemente parecida, era exactamente la casa que había comprado.

Comprendió en ese momento cómo funcionaba esta ley, el poder de la visualización, todo lo que había estado leyendo y trabajado, la forma en que creó sus compañías, todo había funcionado al igual que con su hogar.

John Assaraf - Ley de atracción ejemplo

Anótate y te enviaré ¡La guía de Cómo Decretar Gratis!